Comunicación Acústica En El Reino Animal

Según la Organización Mundial de la Salud, el ruido causado por las actividades humanas es una de las formas de contaminación más peligrosas. Ahora, un nuevo estudio demuestra que el ruido provocado por el hombre..

Comunicación Acústica En El Reino Animal

Autor: Rodrigo A. Debia Riquelme.

Adaptación Imágenes: Mai F. Bernabeu Ferrari.

29 de Junio de 2021.

Según la Organización Mundial de la Salud, el ruido causado por las actividades humanas es una de las formas de contaminación más peligrosas. Ahora, un nuevo estudio demuestra que el ruido provocado por el hombre podría dificultar la comunicación de diversas especies animales, desde insectos hasta ranas y aves. El meta-análisis ha descubierto que los animales expuestos al ruido de origen humano ajustan los parámetros de sus señales acústicas, con posibles consecuencias para la atracción de la pareja, la defensa del territorio y la comunicación entre padres y crías.

El ruido de las actividades humanas - como el transporte, la navegación y la industria - difiere de los paisajes sonoros naturales en los que han evolucionado los animales. "Suele ser fuerte y de baja frecuencia", afirma Hansjoerg Kunc, biólogo de la Universidad Queen's de Belfast que dirigió el nuevo estudio. "Muchas señales acústicas están en el mismo rango de frecuencias que el ruido antropogénico (hecho por el hombre), mientras que en la naturaleza, a menudo el ruido se distribuye de forma más equitativa en un rango más amplio de frecuencias".

Kunc, junto con su colega Rouven Schmidt, realizó un meta-análisis para investigar cómo difieren las especies en su sensibilidad al ruido de origen humano. Los investigadores analizaron los datos de 31 especies animales diferentes, recogidos en 23 estudios experimentales en los que se expuso a los animales a ruidos de origen humano. Estudiaron los efectos del ruido en diferentes componentes de las señales acústicas, como la amplitud (volumen), la frecuencia (tono), la complejidad, la duración y el ritmo. Para cada uno de estos componentes, los investigadores cuantificaron tanto la magnitud como la dirección de los ajustes en respuesta al ruido de origen humano.

Kunc y Schmidt descubrieron que los animales ajustan los componentes de sus señales acústicas cuando se exponen al ruido, pero la dirección de los ajustes difiere entre las especies. Por ejemplo, los animales cambiaron la duración de sus señales en respuesta al ruido, pero algunas especies las acortaron mientras que otras aumentaron la duración de la señal.

Dada la importancia de la comunicación acústica para muchos animales, a Kunc y otros les preocupa que estos ajustes puedan tener repercusiones en los animales individuales y, potencialmente, en las poblaciones y los ecosistemas. Las hembras de muchas especies se deciden por sus parejas en función de las cualidades acústicas, como la duración, el ritmo y la complejidad de la señal. Los ajustes inducidos por el ruido en los cantos de los machos podrían dificultar a las hembras la elección de la pareja de mayor calidad.

El análisis muestra que el ruido afecta a las señales acústicas, pero que ese cambio sea positivo o negativo puede depender de la especie o del contexto. Por ejemplo, llamar más fuerte puede hacer más probable que las potenciales parejas te oigan en un entorno ruidoso, pero también puede atraer a más depredadores.

Hasta ahora, la mayoría de los estudios sobre los efectos del ruido en los animales se han centrado en los emisores de señales acústicas. Para desentrañar los efectos ecológicos posteriores del ruido provocado por el hombre, es necesario realizar más investigaciones que incorporen a los receptores de dichas señales. Todavía tenemos un conocimiento limitado de las posibles consecuencias del ruido para los receptores, así como de los efectos a largo plazo del ruido en las poblaciones y comunidades.

Kunc y Schmidt sostienen que la diferencia de sensibilidad entre especies tiene importantes implicaciones para la conservación. Su análisis demuestra que no basta con evaluar las consecuencias del ruido provocado por el hombre para unas pocas especies. Una legislación de "talla única" no puede proteger eficazmente a las especies, ya que la magnitud y la dirección de las respuestas varían mucho entre ellas.

Teniendo en cuenta lo que sabemos sobre los efectos del ruido en los animales, el mejor enfoque de conservación para proteger a las distintas especies es preservar los paisajes sonoros naturales a los que se han adaptado los animales", afirma Kunc.

"Cuando protegemos los hábitats, deberíamos incluir los paisajes sonoros naturales, libres de ruido antropogénico, como parte de esos hábitats".

Con este breve articulo que aborda la problematica del Ruido sobre la Fauna Silvestre comenzamos nuestra primera serie de artículos relacionados con las temáticas de nuestro interés y las de nuestros  asociados y colaboradores.

Esta serie estará compuesta por 17 artículos ordenados en 03 Secciones:

  1. La Comunicación Animal.
  2. El Sonido En La Clase Vertebrada.
  3. Adquisición & Preparación de Registros Acústicos.

Te invitamos a visitar semanalmente nuestro blog para acceder a las próximas entregas.

Comparte