La Bioconstrucción

La construcción ecológica (bioconstrucción) es aquella que proyecta, realiza y construye edificios como un ecosistema dinámico, armónico y en equilibrio con sus habitantes, la naturaleza y el entorno.

La Bioconstrucción

Autor: Josefa De Jesús Ramírez Pardo.

Revisor: Rodrigo A. Debia Riquelme.

Adaptación Imágenes: Mai F. Bernabeu Ferrari.

15 de Junio de 2021.

¿Qué es la Bioconstrucción?

La construcción ecológica (bioconstrucción) es aquella que proyecta, realiza y construye edificios como un ecosistema dinámico, armónico y en equilibrio con sus habitantes, la naturaleza y el entorno. Los edificios se sitúan localmente y buscan la optimización en el uso de materiales y energía, lo que tiene grandes ventajas medio ambientales y económicas.

Este término refiere a los sistemas de construcción que utilizan materiales mínimamente dañinos e invasivos para el medioambiente. Estos materiales suelen ser de origen ecológico, reciclables, e inclusive, que se pueden extraer mediante algunos procesos de bajo costo.

Este tipo de construcción apunta a una arquitectura habitacional más sustentable y al cuidado del medio ambiente para que futuras generaciones pueden disfrutarlo. El propósito es que las personas que viven en estas construcciones sustentables aumenten su calidad de vida, lo cual es totalmente posible, ya que estas construcciones impulsan hábitos limpios y saludables.

La bioconstrucción nació hace aproximadamente 40 años en Alemania, cuando se creó el Instituto Alemán de Bioconstrucción (IBN), el cual apuntaba a solucionar problemas de las viviendas de ese tiempo, contaminadas, especialmente, por productos químicos provenientes de los materiales sintéticos utilizados.

Fundamentos de la bioconstruccion

Este tipo de construcción tiene unas cuantas bases fundamentales por las cuales se rige, como por ejemplo:

  • Una correcta ubicación: Las edificaciones ecológicas se encuentran a una distancia moderada de fuentes que emitan radiaciones electromagnéticas. De la misma manera, evitan la cercanía con fuentes de contaminación química o acústicas, como: industrias, fábricas, centros de transformación, entre otros.
  • La integración con el ambiente es óptima: A través de esta manera de construir se pueden integrar las viviendas al entorno natural fácilmente.

Por esto se considera cuidadosamente la morfología del terreno, al mismo tiempo se considera el entorno vegetal en la construcción del hábitat. Además, se debe contemplar las formas y colores a utilizar para generar una armonía con el ambiente que rodea la vivienda.

  • Conveniente estructuración de los espacios: Este punto es esencial en la construcción de una edificación ecológica, debido a que busca potenciar al máximo la eficiencia energética y los factores bioclimáticos. Normalmente, estos hábitats tienen sistemas de aprovechamiento térmico, lumínico y energético, promoviendo la sustentabilidad al máximo.
  • Optimización de los recursos naturales: Para lograr este punto se debe, antes de la construcción, estudiar el espacio para identificar los recursos que posee.
  • Algunos puntos que se deben apreciar son la radiación solar que incide, la hidrología, los vientos dominantes, la geología, entre otros.
  • Pero, la pregunta aquí es: ¿Cómo aprovechar al máximo estos recursos naturales?
  • El agua debe utilizarse de manera conveniente: Se puede reutilizar el agua proveniente de la lluvia, dado que es un recurso escaso, para lograr esto se debe recolectar y depurar. Lo mismo se recomienda con las aguas grises (agua proveniente del uso doméstico).
  • Utilizando sistemas ahorradores: Este punto está relacionado con un término llamado arquitectura bioclimática, este apunta al ahorro energético y el uso de sistemas sustentables.

Para lograr esto, es ideal que las construcciones utilicen sistemas de captación solar pasiva, por ejemplo: Paredes gruesas y aisladas,  estas impiden la salida de calor en invierno y mantiene la vivienda fresca en verano; Orientación al sol, una vivienda orientada al sol es capaz de captar más energía; entre otras.

*La bioconstrucción existió siempre, tal vez no con ese nombre, pero generaciones anteriores construían con materiales que estuvieran a mano. Lo que se debe hacer es recuperar esas prácticas, cambiando la mentalidad y abogando a la eficiencia energética y al cuidado del medio ambiente

Comparte